943 478 273 / Móvil: 699 08 11 57 info@explorarelcosmos.com
Seleccionar página

Nocturlabio

59,00

 

Los Nocturlabios son dispositivos para averiguar la hora durante la noche. Su funcionamiento se basa en el hecho de que las estrellas parecen girar alrededor de la estrella polar. Es por supuesto la Tierra la que está girando mientras la estrella polar se mantiene fija ya que se encuentra en la prolongación del eje de rotación de la Tierra. Como las otras estrellas parecen girar a su alrededor (estrellas circumpolares), su posición en todo momento nos indica la hora. A veces llamado “nocturnum horologium”. Este instrumento tiene una correlación astronómica con el astrolabio y con los relojes solares.

Este nocturlabio es uno de los más completos que se conocen, ya que como se puede observar lleva varios círculos con los que hacer los cálculos:

  • El círculo grande o madre en el que van inscritos los días y los meses así como los signos zodiacales correspondientes.
  • El círculo horario que contiene las constelaciones con las que vamos a averiguar la hora. Este nocturlabio está preparado para poder funcionar con tres constelaciones distintas: Osa Mayor, Osa Menor y Casiopea.
  • El tercer círculo corresponde a la hora y edad lunar.
  • La cuarta pieza es el brazo giratorio que nos va a indicar la hora sobre el correspondiente círculo antes mencionado.

La parte trasera de los nocturlabios era aprovechada habitualmente para inscribir algún otro tipo de cuadrante, habitualmente un reloj solar del tipo Regiomontanus. Otros, como este, van provistos de un cuadrante de desviación de rumbos, si bien para su uso necesitamos la ayuda de un cuadrante de altura que nos permita averiguar la latitud en la que nos hallamos.

Está fabricado en una aleación llamada Zamak y bañado en bronce. Se presenta en un precioso estuche con un amplio folleto de instrucciones.

Datos técnicos:

Alto: 14 cm.
Diámetro: 9,5 cm.
Espesor: 1,1 cm.
Fabricado en Zamak, se presenta en un bonito estuche de regalo. Va con instrucciones para su uso.

Disponibilidad: en stock

Descripción

 

Más sobre los nocturlabios

Las menciones de un instrumento específico para la medición de la hora nocturna no se encuentran hasta ya entrados en la Edad Media. La primera referencia conocida al nocturlabio es un manuscrito datado en el siglo XII. Raymond Lull describió en varias ocasiones el uso de una “sphaera horarum noctis” o “nocturnum astrolabium”. Con el libro de Martín Cortés de Albacar “Arte de navegar”, publicado en 1551 el instrumento ganó una popularidad mayor. Saber la hora era muy importante para los navegantes en la mar. Se necesitaba conocer la hora precisa para, utilizando tablas de mareas, poder entrar con seguridad en los puertos y también para regular los turnos de trabajo. Con el nocturlabio los navegantes eran capaces de saber la hora de noche siempre y cuando el cielo estuviera despejado. El problema surgía cuando el cielo estaba nublado y no se podían observar las estrellas y entonces se veían obligados a utilizar los relojes de arena, hasta que a mediados del siglo XVIII aparecieron los cronómetros y los nocturlabios cayeron en desuso.

El nocturlabio es en realidad una computadora analógica muy simple. En comparación con otros instrumentos que requieren tablas matemáticas y trigonometría, el nocturlabio es muy fácil de usar y es fiable con una precisión de unos 15 minutos. El uso de un nocturlabio junto con un cuadrante de altura dará una lectura de latitud más precisa.

Los primeros nocturlabios eran de madera, posteriormente se fabricaron en latón y solían medir entre 15 y 20 cm de diámetro si bien tamaños más pequeños como este son totalmente funcionales.

Se componen de varias piezas unidas por un eje central en el que hay un orificio por el que se apunta a la estrella Polar.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Nocturlabio”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *